Tlalnepantla

CONVOCA CLEM A LA UNIDAD NACIONAL DEL MOVIMIENTO OBRERO ANTE REFORMA LABORAL

* El presidente del CLEM, Oscar Moreno Moreno aseguro durante un conclave de líderes obreros que ninguna organización sindical del país podrá enfrentar adecuadamente los retos actuales, sin una gran unidad como columna vertebral de la lucha de la clase trabajadora para defender sus derechos.

TLALNEPANTLA, México.

El Congreso Laboral del Estado de México “CLEM”, presidido por Oscar Moreno Moreno, convoco a las organizaciones sindicales de la entidad mexiquense y del país, para trazar los ejes rectores del movimiento de los trabajadores del país.

El presidente del Congreso Laboral del Estado de México, Oscar Moreno Moreno, destacó que ninguna organización sindical del país por si sola podrá enfrentar de manera exitosa los retos que se presentan actualmente de la clase trabajadora, por ella la importancia de cerrar filas y no quedarse callados ante lo que implica la reforma laboral.

Durante la realización del pleno laboral extraordinario, conjunto convocado por el CLEM, al que acudieron líderes de sindicatos como CGT, CTC, CTM, CROC, UNO, COR, SUTEYM, CROM, CRT, FOM, COCEM, Organizaciones sindicales como la Belisario Domínguez, Unión Nacional de Trabajadores (UNT), entre otros, Moreno Moreno informó que el pasado uno de mayo, producto de la labor de los sindicalistas se logró una reunión con el Presidente Andrés Manuel López Obrador y se establecieron cinco mesas de trabajo nacionales, con la secretaria del trabajo federal.

El también vicepresidente del Congreso del Trabajo y líder nacional del COCEM, señaló que las autoridades escucharon a la clase trabajadora pero lamentablemente hubo quienes se atribuyéndose lo trabajado en el Congreso de la Unión y se lo adjudicaron a título personal como el tema de outsourcing, algo que no debió haber sido así.

Por su parte, el presidente del Congreso del Trabajo en el Edoméx, José Luis Canchola, también resaltó la unidad del Movimiento Obrero organizado y resaltó que es necesario que cada trabajador y sus dirigentes conozcan a fondo el sentido de la reforma laboral, toda vez el cambio de legislación redefine en sí mismo el concepto de trabajo.

Por su parte el diputado federal Isaías González Cuevas, representante del Movimiento Obrero en el Congreso de la Unión, y secretario general de la CROC, coincidió con sus compañeros de otras organizaciones y con los dirigentes del CLEM y del Congreso del Trabajo, en que la única manera de salir adelante es a través de la unidad de la clase trabajadora, sobre todo ahora que existe la amenaza de intervención extranjera para la inspección, por parte de canadienses y estadounidenses en empresas mexicanas, y la clasificación de los narcotraficantes mexicanos como terroristas, “algo que rechazamos en forma contundente, porque no vamos a permitir como mexicanos esa clase de injerencias”.

 

El diputado González Cuevas presentó dos puntos de acuerdo, ante el pleno sindical, proponiendo un desplegado, contra la intervención de Estados Unidos y Canadá, además de realizar una movilización masiva para rendir homenaje para rendir homenaje a los Mártires de Chicago y además, que este tipo de plenarias se lleven a cabo en otras regiones del país próximamente, lo que fue aprobador por unanimidad.

En su intervención, el dirigente del Sindicato de Telefonistas y líder de la UNT, Francisco Hernández Juárez, señaló que pese a que el presidente López Obrador, aceptó sentarse con los representantes sindicales para discutir la generación de una agenda laboral, todavía no se tiene certeza, y no se ve nada cerca cuando se pueda concretar un encuentro con él para concretar este proceso de transición en materia de trabajo.

Hernández Juárez, advirtió que pese a que el senador, Napoleón Gómez Urrutia presento una propuesta para la regulación de outsourcing, los empresarios llegaron de inmediato para echar esta propuesta hacia atrás y a la congeladora, por lo que consideró que si cada quien va por su lado, si no hay unidad, los hombres de negocios no tendrán problemas para alcanzar su objetivos a costa de la clase trabajadora, puesto que “sin presión desde este lado van a pasarnos por encima”.