Estado de México

PRETENDE PRIISMO EN EDOMEX, DIÁLOGO FRANCO Y ABIERTO

Alejandra Del Moral Vela, Presidenta del Comité Directivo Estatal (CDE) del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Estado de México, exhortó a toda la militancia, desde la base hasta la dirigencia, a establecer un diálogo franco y abierto, basado en el respeto mutuo, con miras a la recuperación de espacios en 2021.

Del Moral, aseguró que a 24 meses de las elecciones intermedias en la entidad, es momento de que el partido construya un proyecto de confianza ciudadana. “Estamos en tiempo, para mí ideal, para dejar a un lado la soberbia y empezar a ser humildes todos”.

La dirigente priista visitó los municipios de Isidro Fabela, Jilotzingo y Huixquilucan donde se reunió con los militantes para escuchar sus inquietudes y sus puntos de vista sobre el proceso de renovación del partido que está en marcha. Desde ahí,

Al reunirse con los priistas de Isidro Fabela, la Presidenta del PRI en la entidad aseguró que en el Estado de México, este partido está integrado por una militancia de convicción, que habla con franqueza, que es crítica y autocrítica, y que representa la mejor opción política, porque “nuestra bandera es la conciencia social”.

“Queremos que nuestra militancia sea el eje central de nuestra renovación; estamos impulsando en este proceso que nuestros mejores seccionales también puedan ser candidatos en el 2021”, subrayó.

Alejandra Del Moral recordó que en fechas recientes se llevaron a cabo las sesiones de los Consejos Políticos Municipales donde se aprobaron las convocatorias para renovar los Comités Seccionales, los Consejos Políticos Municipales y Comités Municipales. Afirmó que las convicciones no tienen precio y “el priismo es una convicción que todos los que estamos aquí abrazamos con amor, con entrega, con pasión y que nos identifica todos los días”.

Luego de ofrecer todo el respaldo del PRI mexiquense a la presidenta municipal de Isidro Fabela, Astrid Anita Dávila Ordóñez, la Presidenta Del Moral dijo que el PRI “será corresponsable de que estas mejoras que están solicitando sean realidad mediante el trabajo cercano a la gente; responsable de los manejos del dinero del pueblo, que se use para dar resultados de manera eficiente; que se hagan obras en apoyo a la comunidad; y, sobre todo, que el ejercicio presupuestal sea pulcro, verdaderamente escrupuloso, y transparente”.